Verdades y mitos acerca de los frutos secos

Escrito por Frutos Secos Frescos / No comments

18 junio, 2020

Publicado en All

Assortment of nuts in a wooden bowl, on a wooden background. pecans, hazelnuts, almonds, pine nuts, brazil nut, cashews in shell. Top view, flat lay.

Los frutos secos son alimentos que la mayoría de personas tenemos en nuestra dieta; ya sea por necesidad o porque nos encanta, los consumimos prácticamente a diario. Pero existen algunos mitos sobre los frutos secos que ya forman parte de nuestra vida.

Los frutos secos mejoran nuestra salud

Verdad. Existen estudios que demuestran que el consumo diario de frutos secos mejora la salud cardíaca. Además, las personas que comen todos los días frutos secos aumentan su calidad de vida y pueden llegar a vivir más años en comparación a aquellos que los consumen de manera esporádica.

La razón por la que son tan beneficiosos es porque poseen una gran cantidad de Omega 3, proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes, entre otros.

Los frutos secos engordan

Mito. Este falso mito sobre los frutos secos se debe al nivel de calorías que estos poseen. Pero, si se consume la cantidad recomendada por los expertos (unos 30 gramos diarios o, lo que es lo mismo, un puñado pequeño aproximadamente) no debería existir ningún tipo de problema.

No son convenientes para diabéticos

Mito. Los frutos secos no contienen azúcar, sino todo lo contrario. Mejoran los niveles de azúcar en sangre y, además, contribuyen a mantener un control correcto del colesterol.

Ayudan a mejorar la concentración

Verdad. Debido a su alto contenido en lecitina, fósforo y otros muchos minerales, los frutos secos mejoran la memoria y, por tanto, la concentración.

No es conveniente que los niños consuman frutos secos.

Mito. Al igual que pasa con los adultos, para los más pequeños los frutos secos también son muy beneficiosos para su salud y contribuyen a que estos, con el paso del tiempo, se conviertan en personas sanas; aunque hay que tener en cuenta algunos factores de riesgo en los que pueden verse involucrados, como pueden ser las alergias, intolerancias o el peligro de atragantamiento, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta página utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios. Más información:    Política de cookies